martes, 11 de febrero de 2014

Proyecto de reforma Ley del Aborto: reflexiones desde la bioética y la atención primaria



Debate del grupo de trabajo de Bioética de SVMFiC  a raíz del anteproyecto de Ley del aborto

En la última reunión del Grupo de Trabajo de Bioética leímos y comentamos el manifiesto de las SSCC sobre el anteproyecto de la nueva ley del aborto al que se adhirió la SVMFIC el 9 de enero. Los integrantes del grupo presentes en la reunión estuvimos de acuerdo en el contenido de este manifiesto (adjunto a continuación) y en nuestra adhesión como Sociedad Científica. 

Estuvimos deliberando sobre el tema. Acordamos que los cursos de acción extremos en este tema serían:

- Impedir que la mujer pueda abortar en cualquier caso.
- Forzar a una mujer a abortar.

Un curso de acción prudente era la “Ley de salud sexual y reproductiva e interrupción voluntaria del embarazo (IVE)” en vigor desde 2010. Pensamos que el nuevo anteproyecto aumentará el sufrimiento de las mujeres y los hombres y, además, que no hay una demanda social realmente significativa para que se modifique la actual ley.



Tras la reunión hemos seguido intercambiado opiniones propias y artículos de diversos autores, así como datos estadísticos sobre el tema, que nos han ayudado a reflexionar. Los vamos a ir exponiendo.

La primera opinión se presenta en forma de carta que una compañera veterana dirigió a la Vicepresidenta del Gobierno:

Excelentísima Vicepresidenta:
Me dirijo a usted para expresarle mi repulsa al anteproyecto de ley del aborto. He de decir que yo soy médica de familia y madre de 2 hijos ya adultos. Pienso que ustedes, con esta ley, van a convertir a muchas mujeres en criminales.

Supongo que serán conscientes de que las que lo necesiten van a seguir abortando, como hacíamos cuando el aborto nos podía llevar a la cárcel hace años.

Unas irán al extranjero, a países más permisivos. Antes íbamos a Londres.

Yo acompañé a una amiga cuando teníamos unos 18 años. Estuve en la clínica donde le practicaron el aborto y compartí habitación de hotel con otras acompañantes. Éramos muchas españolas cada día en Londres por el mismo motivo. Una de ellas era la madre de una adolescente de 16 años, mujer de militar. Ella había decidido que su hija debía abortar ya que sería un escándalo y su marido se disgustaría muchísimo. A él ni se lo contó y le engañó respecto al viaje que emprendieron madre e hija. La joven no quería abortar, tenía novio, quería casarse y tener el hijo pero la madre la forzó y consiguió convencerla. ¡Cuánto sufrimiento y cuanta hipocresía! Seguramente su marido votaría en contra del aborto pero le vino muy bien que su mujer tomara la decisión por él y no enterarse de nada.

Otras mujeres se someterán a actos abortivos sin ninguna garantía de seguridad para la mujer ni para el embrión.

Conocí a una mujer soltera que en tiempos de la dictadura intentó abortar por medio de una persona que no era profesional pero que se dedicaba a ello. Lo único que consiguió fue dañar al feto de forma que parió un hijo con grandes deficiencias. Cuando éste era ya adolescente no pudo soportar más la vida que llevaban ambos y lo mató primero a él y luego se suicidó.

Otras personas teníamos más suerte y conocíamos a profesionales honrados que nos practicaban el aborto con el consiguiente riesgo que corrían al estar fuera de la ley.

Todo esto va a seguir pasando y también seguirán habiendo madres obligadas a serlo que no podrán o sabrán  atender a sus hijos como se merecen. Incluso con el agravante de ser minusválidos ya que el aborto por malformaciones fetales será ilegal ¿Estarán ustedes para ayudarles en su día a día? ¿Ustedes que están retirando ayudas a los discapacitados?

Por favor, ¡no! mejor por justicia,  dejen de ser hipócritas y retiren este proyecto de ley que sólo puede aumentar el sufrimiento de las personas que vivimos en este país.

Gracias por su atención. 

La segunda aportación es la de una joven médica - residente

Hola amigos. Soy una residente de medicina familiar y comunitaria, este mes estoy rotando por el servicio de planificación familiar y hoy concretamente he llegado a casa un poco impresionada de lo que he presenciado. De las pacientes que han acudido consultando por amenorrea, a 6 de ellas las hemos diagnosticado de embarazo y cuál ha sido mi sorpresa cuando sólo 1 ha decidido quedárselo; las otras 5 han solicitado un IVE (Interrupción Voluntaria del Embarazo). De las 5 que han decidido solicitar un IVE, sólo una estaba afectada y "le sabía mal", me ha llamado la atención la frialdad y naturalidad con que lo llevan las demás. No estoy a favor de no abortar porque entiendo que si no se le puede dar un hogar digno a ese ser humano o por cualquier otro problema ellas mismas deben elegir si pueden tenerlo o no, pero me he quedado un poco atónita por lo bien que lo llevan por lo menos de cara a acudir a la consulta. Simplemente es una situación que no me la podía guardar para mí y necesitaba expresarla. Por supuesto, es respetable cualquier opinión más y yo soy la primera que si estuviera en la situación de esas chicas no sé lo que haría, habría que analizar cada caso. Gracias por haberme leído!

Esta visión de esta compañera la hemos observado en otras y otros médicos residentes. Y así un compañero que dio una sesión de formación a residentes nos comentó: 

…La opinión de una residente y la de varios más, que al final se han añadido y han renunciado al descanso, me transmitía las mismas preocupaciones que nuestra compañera. Todos acaban de rotar, o están en ello, por planificación familiar y les choca la poca preocupación que perciben en la mayoría de mujeres que solicitan abortar. Recordaban varios casos de abortos múltiples, dos o tres abortos solicitados por la misma mujer e  incluso una paciente que solicitaba su quinto aborto en unos pocos años y no precisamente por malformaciones fetales.

Me resulta sorprendente que tantos residentes tengan una opinión similar y creo que nos debe hacer ver que aparte de la regulación propia del aborto, es importante incidir en la educación sexual de la población y la búsqueda de mecanismos de control para esos casos, que quizás sean puntuales, pero que no dejan de ser muy llamativos, de aborto como método anticonceptivo.

Mi pensamiento sobre el tema hace tiempo que me ha llevado a los aspectos prácticos sobre el tema ya que efectivamente es imposible un acuerdo en los principios, y más en este país, pero casos como estos no dejan de producirme cierta incomodidad y de hacerme pensar que aún en la actual ley, a pesar de ser mejor que la anterior o la futura, hay lagunas que resolver.

Sé que hay cosas que digo que son de "perogrullo", pero cuando tantos médicos que empiezan se muestran preocupados por situaciones que se encuentran en nuestras consultas...
 
La compañera veterana contesta:

 También a mí me sorprende la opinión de los residentes ¡Claro que hay mujeres que se someten a la interrupción voluntaria del embarazo más de una vez en la vida! La ley actual intenta que los métodos anticonceptivos y la educación sexual lleguen a todas las personas pero, como tantas otras buenas intenciones, no se cumple al 100%. Si estás en un servicio como planificación familiar es fácil que veas casos así. También si estás rotando por oncología te da la sensación de que hay muchos cánceres. Es un sesgo. Tenemos claras muchas cosas como que la heroína y la cocaína son drogas que te pueden llevar a destrozarte la vida y aun así siguen apareciendo personas drogodependientes. Sabemos que los diabéticos no deben tomar dulces pero estamos acostumbrados a ver cómo se saltan la dieta. También sabemos que los métodos anticonceptivos a veces fallan. Sin ir más lejos yo llevaba un DIU, ¡hace años claro! y me quedé embarazada con él porque, de forma inexplicable, lo perdí. La píldora se olvida a veces, el preservativo tiene un margen de fallo mayor... Puede haber fármacos que interaccionen con los anovulatorios. Pienso que lo que debemos es acompañar e intentar solucionar problemas y no juzgar a nuestr@s pacientes (palabra que no me gusta cuando hablamos de embarazadas) o usuari@s (que no me gusta nunca pero no encuentro otra mejor). 

El compañero responde:

Creo que a l@s residentes no les sorprende realmente el número de abortos y creo que la gran mayoría de los que hablaron conmigo eran pro-aborto (si se puede decir así). 

Creo que lo que les sorprendía es que algo que ell@s ven como una solución de último recurso ante un problema sin otra solución posible y que a ell@s les resultaría traumática, algunas de las mujeres que la solicitaban lo veían como algo normal y que aparentemente no les suponía ningún padecimiento psicológico, como si acudiesen a consulta para tratar un molesto constipado. 

Creo haber entendido que lo que  ell@s pretenden no es juzgar a una mujer que aborte, sino que  les llama la atención la normalización de lo que ell@s entienden debe ser un recurso extraordinario. No creo que lo que pidan es que las mujeres se flagelen en la consulta del médico...

Posteriormente la misma compañera residente responde:

Por lo que veo no soy a la única residente que le sorprende el tema, cosa que me alegra porque ya estaba empezando a pensar que era cosa mía. He de decir que ese día que llegué tan afectada porque había visto 5 IVE seguidos ninguna usaba método, directamente ninguno ni siquiera preservativo, cuando les preguntamos dijeron "no" y ya está. No sé por qué a los residentes nos "afecta" tanto este tema si en teoría deberíamos tener mente más abierta pero está claro que nos sorprende. 
Puede ser que este sesgado por estar rotando por allí, este mes  empiezo en Gine: igual os escribo diciendo la cantidad de embarazos que hay... Ya os contaré!

En las estadísticas del Ministerio se observa que un 33% de las personas que solicitan IVE no utilizaban ningún método anticonceptivo. Este hecho y el que el número de IVE se mantenga estable en los últimos años, con un ligero descenso en el último, nos hace pensar que la prevención y la educación sexual no están dando los resultados que serían deseables, a pesar de estar contempladas en la actual Ley de salud sexual y reproductiva e IVE.

A continuación veamos los datos tomados del periódico El Pais 22/12/2103, aunque refrendados en fuentesministeriales.



Así la veterana dice:

Debemos mejorar la aplicación de la ley actual. Tal vez en nuestras consultas, tan aceleradas, no entramos en el tema cuando nos acuden las y los adolescentes, deberíamos hacerlo... no sé qué se hace en las escuelas e institutos sobre el tema. Preguntamos poco a nuestras pacientes sobre métodos anticonceptivos...
Creo que la mujer que va a pedir la IVE tiene claro cuál es la solución a su problema y va a por ella sin "mala conciencia" sabiendo además que la legislación, al menos hasta ahora, la protege. No como quien va a curarse un catarro, como decía nuestro compañero, sino como la que ha tomado una decisión y pone los medios para conseguir el remedio a aquello que le preocupa mucho. Seguramente muchas de ellas lo harán con toda normalidad y creo que debemos ayudarlas a que sea así. 

Otro comentario:

He pedido a dos compañeros médicos, cristianos de base, su opinión sobre el tema y me han dicho que ellos no son partidarios del aborto, es decir que ell@s no abortarían, pero que no se puede legislar desde su punto de vista religioso porque, como es lógico no todas las personas de este estado tienen esa forma de pensar. Les dije que me parecía muy acertada su posición y pregunté por qué la visión que nos llegaba de la Iglesia era tan dogmática. Me dijeron que ellos no tenían apenas voz y que las voces disidentes eran acalladas. ¡Qué lastima!

A continuación adjuntamos tres escritos interesantes que han ido aportando diferentes compañer@s del grupo.





·         No es verdad, de Trinidad Jiménez en El País



8 comentarios:

  1. Hola, soy residente del último año de medicina familiar y Comunitaria,
    comparto la opinión de cada uno de mis compañeros, pues, aunque evidentemente el rotatorio por planificación familiar puede ser un sesgo porque esa consulta es la vía de acceso al recurso del IVE (así como un servicio de oncología lo que trata son pacientes con cáncer y da la sensación de que has muchos casos oncológicos) Sí recuerdo, en mi rotatorio por planificación familiar, la impresión que me daba el ver tantas mujeres que acudían solicitando su segundo, tercero e incluso 4º IVE con la “poca o muy poca” afectación que esto les producía; muchas no usaban un método de barrera y algunas jóvenes creían que con la píldora ya se cuidarían lo suficiente, sin tomar en cuenta las ETS, algo que, en una población adolescente o joven, es más común de lo que imaginamos por la promiscuidad y labilidad social que se puede dar en este grupo, sin embargo creo que ese ya es un tema que valdría la pena discutir en otro momento. Pero volviendo al tema del Aborto:
    Creo que, como en Bioética los cursos extremos no son buenos, esta ley tampoco debe irse por extremos, mi opinión es que no se puede obligar a una mujer a tener un hijo si no está preparada o no tiene las condiciones para ello, así como tampoco se debe penalizarla por suspender un embarazo ya que cada caso es particular y cada una tendrá sus razones; lo que me parece “ilógico” es que el gobierno invierta 400euros (que creo es el costo aproximado de un IVE en menos de 12 semanas de gestación) por tercera vez en la misma persona.
    Esto va más allá y es que algo está pasando para que estas mujeres o sus parejas no usen un método o planificación sexual adecuado, y tal vez eso nos podría servir de reflexión: 1) Al ministerio de educación sobre la formación en esa área que reciben niños y adolescentes en las escuelas.
    2) A médicos de familia y/o pediatras sobre la intervención en educación sexual y anticoncepción que debemos hacer con los pacientes en la transición de pediatría a la adolescencia y adultez, ya que estas etapas son fundamentales para sembrar estos aspectos.
    Gracias por leerlo y Disculpen si los he mareado mucho, pero había varias cosas que quería expresar. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Bienvenida al blog y gracias por tus aportaciones, que espero que animen a otros a reflexionar sobre el tema y aportar su visión.

    ResponderEliminar
  3. Hola, es gratificante ver como nuestras opiniones, que en ocasiones pudieran parecer encontradas, no lo son tanto, y sobre todo, leer todo aquello que en muchas ocasiones queda en lo privado. Temas como el del aborto siempre generarán debate, pero lo que aquí se plantea, en ocasiones entre dos generaciones de profesionales sanitarios unidos por el grupo de bioética y nada separados por el tema de la IVE, resulta éticamente saludable, así que animaros a opinar. Yo me pregunto ¿no es la consulta de AP, donde la promoción, prevención, y educación deberían ser estándares de calidad -normalmente no incluidas en los objetivos de gestión- el lugar adecuado donde intervenir? Yo diría que sí, aunque no el único, tan solo habría que ver en qué momento del camino lo olvidamos los "veteranos" y lo cambiamos por otros “super-objetivos”. Yo veo una consulta que no está sesgada, las mujeres que solicitan IVE no son distintas a las que deciden continuar con su embarazo, ambas lo hacen de forma VOLUNTARIA, no obligada, eso no se debería olvidar….y por supuesto, se debería respetar, quizá llegue el día en que también a las dos se las pueda felicitar, seguramente será el día en que no las cuestionemos,
    América Pujades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Relacionado con la importancia de Atención Primaria en este tema os adjunto el enlace al documento de consenso elaborado por todas las sociedades de primaria.

      http://www.svmfyc.org/documentos_semfyc/569.php

      Eliminar
  4. Buenas tardes, soy una compañera y me quería unir a los comentarios del blog. Me ha llamado la atención, un artículo que apareció este fin de semana en un periódico de alcance nacional, el cual destacaba que la profesión médica, la OMC para ser exactos, centraba la decisión de abortar, en la mujer embarazada. Estoy de acuerdo con ello, que sea la mujer la que decida si continuar o no con el embarazo, que su decisión no tenga que estar avalada por otras personas.
    Opino que es pedir un respeto, al principio de autonomía de la mujer, ya que tomar una decisión tan importante, tiene que venir dada por una adecuada formación y educación sexual, que son, las que en un futuro le servirán, para forjar sus propias opiniones.
    Con ello me uno a los comentarios anteriores de mis compañeras, de dónde poner el matiz y la importancia del problema.
    Que se den cuenta, los que dictan las leyes, que alivia el pensar que la mujer no tenga que verse obligada a enmudecer, a fingir, o a guardar las apariencias cuando tenga que tomar este tipo de decisiones, por miedo, por supuesto, a ser juzgada por la sociedad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tu comentario y bienvenida al blog. Espero que nuestras aportaciones en el blog te sean de ayuda en tu trabajo diario.

    ResponderEliminar
  6. MIQUEL MORERA LLORCA1 de octubre de 2014, 14:41

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  7. MIQUEL MORERA LLORCA1 de octubre de 2014, 14:42

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar