domingo, 4 de enero de 2015

Cineforum, una forma muy interesante de aprender bioética: "Las confesiones del Dr. Sachs"

LAS CONFESIONES DEL DOCTOR SACHS

En la última sesión de cine forum de la SVMFiC vimos la película “Las confesiones del doctor Sachs”, basada en el libro de Martin Winckler que recopila las notas tomadas en su diario de su actividad diaria en su consulta como médico de familia en una pequeña localidad francesa.

Como después reveló el coloquio, muy animado por cierto, todo el mundo coincidió en que se sentía muy identificado respecto a la problemática y patologías que recibía el doctor en su consulta. Una de las cosas que más llama la atención en la película es, además de la visión que el médico pueda tener de sus pacientes, la visión que estos tienen de él, pues en la película se verbalizan los pensamientos que sobre el doctor van tenido los sucesivos pacientes que pasan por la consulta, aunque éstos no lo expresan en voz alta. Poniendo de manifiesto que se trata de una relación de doble dirección, en la que el médico también es objeto de la mirada del paciente.

Respecto a la actitud del médico, se comentaron muchas cosas en el coloquio. Se destacó que llama la atención la prácticamente total disponibilidad en la que se encuentra. Sólo las guardias las tiene organizadas con otro colega. Recuerda a los médicos de antaño, siempre dispuestos para atender cualquier imprevisto, pues viven allí, inmersos en el entorno de sus pacientes y, por tanto, localizables.
Se destacó también su increíble capacidad de escucha, que, a partir de unas breves preguntas, desarrollaba escuchando activamente a sus pacientes. De hecho, quien menos habla en la película es el doctor Sachs. Sólo sabemos de lo que piensa porque se están leyendo sus diarios.

Se comentó también que, a diferencia de algunos colegas suyos, él recetaba relativamente poco, lo que no le valía precisamente las simpatías del farmaceútico.
Destaca también su empatía con el sufrimiento se sus pacientes, como podemos ver en el caso de la pareja mayor a la que sólo puede ayudar administrando medicamentos para aliviar el sufrimiento de la esposa. Cosa que ellos agradecen enormemente.
También se habló de que el modelo de médico que persigue el doctor Sachs es, de algún modo inalcanzable, pues exige ser no sólo un médico técnicamente competente sino ser una especie de persona sabia que sabe cuándo, dónde y de qué manera intervenir en las situaciones que pasan por su consulta. Es un médico que ejerce a su vez de confidente, de psicólogo, de confesor, de asistente social... Aunque es cierto que también comenta sus errores.

Se consideró que es una película muy adecuada para la docencia, pues aparecen en ella muchos temas de bioética. La película está plagada de ejemplos en los que el doctor Sachs nos muestra cómo actúa respetando siempre el principio de autonomía del paciente, así como el consentimiento informado. Por ejemplo cuando respeta la voluntad de un paciente que aunque está padeciendo un infarto se niega a ser ingreado en el hospital porque prefiere morir en su casa. O en el caso de las chicas a las que se practican los abortos, a las que les pregunta si se les ha informado convenientemente de en qué consiste la intervención que van a hacerles.

La escucha activa la practica con maestría el doctor Sachs, dejando así que sean muchas veces los propios pacientes quienes saquen sus propias conclusiones, como es el caso de la paciente que se había contagiado de su marido. Pero no sólo escucha sino que interviene activamente cuando la situación así lo requiere, como es el caso de los familiares que buscan su complicidad para internar al hermano en una residencia, donde se muestra claramente en contra de ellos y no les ayuda.

Asimismo se ve cómo respeta la confidencialidad, no contando a la madre lo que tiene que ver con las consultas de su hijo. O cuando sabe atender por separado a la madre y la hija que llegan a la consulta con serios problemas entre ellas.

3 comentarios:

  1. Supongo que el comentario sobre el debate lo habrá hecho América que fue la que presentó la película e inició el debate. Estoy completamente de acuerdo con el resumen que has hecho. Solo me queda recomendar la lectura del libro del mismo título que también ayuda a reflexionar sobre nuestra profesión, la forma en la que la vivimos personalmente y las relaciones con nuestros pacientes. Me parecen muy interesantes los video forum y el espacio de debate y la oportunidad de compartir experiencias que ocasionan. ¡Ánimo con ellos!

    ResponderEliminar
  2. No es de extrañar que al final nos hayamos liado con el título de la película. La película se titula en castellano "Las confesiones del doctor Sachs" y el título original francés es "La maladie de Sachs". Está basada en el libro de Martin Winckler publicado en 1998 con el título "La maladie de Sachs" que se ha traducido al castellano con el título de "Las confesiones del doctor Sachs", que por cierto se puede conseguir en las librerías por 4,95 € y recomendamos.
    Esto de las traducciones de los títulos de las películas tiene su cosa, debe ser por interés de las productoras de cine, pero en muchas ocasiones resulta chocante. Traigo al recuerdo la excelente y divertida película de Billy Wilder, 1959, cuyo título original era "Some like it hot" (A algunos les gusta lo caliente) que se llamó "Con faldas y a lo loco" cuando se dobló al castellano, y "Ningú no és perfecte" cuando se dobló al catalán.
    Lo comentado hace recomendar en las próximas sesiones de cinefórum utilizar el título de la película en castellano y el de la versión original.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tomo nota de la rectificación y bienvenido a los comentarios

      Eliminar